> Colegio Cristo Rey
imagen del logo

1. Elaboración y distribución de la comida en el comedor escolar.

El menú será el mismo para todos los comensales. No obstante, la empresa contratada servirá menús alternativos, al mismo precio que el menú normal,
para atender a aquel alumnado que por problemas de salud, intolerancia a algunos alimentos, creencias religiosas u otras circunstancias, debidamente justificadas, requieran un menú especial.
Para ello, a modo general, deben cumplirse las siguientes recomendaciones:
• Declarar exactamente todos los ingredientes empleados en la elaboración de los menús.
• Asegurar un sistema claro de identificación y etiquetado de los menús.
• Como en cualquier otro menú debe asegurarse la variedad.
• Se intentará, en la medida de lo posible que la comida sea lo más parecida a la del resto de comensales, pero eliminando totalmente el alérgeno –o alimento concreto del menú y otros productos que lo puedan contener como aditivo, lo que implica un riguroso análisis de las etiquetas de los alimentos.
• Se evitarán aquellos alimentos de los que no se tenga la certeza que no contienen los alimentos prohibidos, limitando al máximo los productos industriales.
• La empresa adjudicataria tendrá la capacidad de ofrecer un menú alternativo en aquellas circunstancias puntuales e imprevistas de enfermedad leve.
Será recomendable la posibilidad de disponer siempre en el menú de algún alimento nutritivo, de fácil digestión y absorción como arroz, pasta, patatas, zanahoria, pan, carne o pescado a la plancha o hervido, yogur, plátano, manzana en compota o asada...
Queda reservado el derecho a realizar un control aleatorio y sin previo aviso para comprobar el cumplimiento de estas obligaciones.

2. Características alimentarias y nutricionales.


Condiciones generales:
I. La cantidad de las raciones ofertadas se ajustará a la edad de los escolares, evitando poner cantidades insuficientes o excesivas, proporcionando una comida agradable y completa según la tabla de gramajes del anexo I.
II. A la hora de planificar los menús la empresa adjudicataria deberá tener en cuenta
las recomendaciones pertinentes, con el fin de fomentar una alimentación saludable y las características gastronómicas y culinarias saludables de la zona.
III. Cada menú constará de un primer y segundo plato, postre y pan. La combinación entre ambos platos deberá ser equilibrada de manera que no resulte
ni insuficiente ni excesiva energéticamente.
IV. En relación a la calidad de los productos: La empresa adjudicataria acreditará documentalmente, que todas las materias primas y productos alimenticios para la elaboración de los menús proceden de empresas autorizadas de acuerdo con la legislación vigente.
V. La empresa adjudicataria deberá ofrecer, al menos, tres menús mensuales diferentes durante el curso escolar (uno de primer trimestre, otro de enero‐marzo y otro de abril‐junio) para mejorar la variedad; remitirá por escrito los menús con una antelación de un mes.
Cualquier variación de los menús será comunicada con un mínimo de 7 días de antelación al centro y/o al Ayuntamiento.
VI. La programación del menú debe incluir la denominación del plato (clara y comprensible), el tipo de preparación, la receta, la guarnición y el tamaño estándar de las raciones de cada grupo de alimentos.
Se añadirá además el tipo de grasa utilizada para la elaboración de los menús y el tipo de sal.
Se tendrá en cuenta la estacionalidad en la elaboración de los menús, utilizando preferentemente alimentos de temporada y teniendo en consideración las formas de cocinado en relación con la estación.
Condiciones relativas al equilibrio, variedad y calidad nutricional de los menús:
I. El menú deberá incluir todos los grupos de alimentos con la siguiente composición y periodicidad:
• Un primer plato que contenga los siguientes alimentos con periodicidad semanal:
‐ Verdura/hortaliza: 2‐3 veces (alternando).
‐ Legumbres: 1‐2 veces (alternando): La semana que tiene 3 veces verdura la legumbre se pondrá una vez, la semana que tiene 2 veces verdura la legumbre se pondrá dos veces.
‐ Hidratos de carbono: Un día, pasta, arroz o patata, alternativamente.
Como criterio general, estos primeros platos, estarán exentos de proteína animal y cuando el primer plato incorpore dicha proteína o equivalente se excluirá del segundo.
• Un segundo plato que contenga semanalmente:
‐ Carne: dos veces, alternando pollo, pavo, conejo, ternera, cerdo o cordero.
‐ Pescado: dos veces, procurando la mayor variedad posible, combinando blanco y azul y limitando las conservas (máximo dos veces al mes).
‐ Huevo: un día, alternando su forma de preparación (cocido, frito, en revuelto o tortilla…).
Las guarniciones del segundo combinarán el grupo de las verduras y hortalizas con el grupo de hidratos de carbono, dependiendo de la composición del primero.
1º verdura/legumbre/pasta/arroz
Guarnición 2º verdura/pasta/arroz/patata
1º Legumbre verdura/pasta/arroz
Guarnición 2º pasta/arroz/patata/verdura
• Un postre:
‐ Fruta fresca de temporada, al menos cuatro días a la semana.
‐ Yogur natural: un día como máximo.
• Se incluirá una ración diaria de pan. La bebida será el agua.
II. Se limitarán los alimentos cocinados mediante fritura por inmersión (máximo dos veces al mes). Se ofrecerá
variación en la forma de preparación de los alimentos (asados, hervidos, a la plancha, guisados…), estimulando el consumo de alimentos crudos: ensalada, gazpacho, sopas frías…
III. El aceite utilizado en todas las preparaciones será aceite de olive virgen o virgen extra.
IV. NO se incluirán en el menú escolar alimentos precocinados (pizza, lasaña, empanadillas, croquetas, varitas de
merluza, patatas fritas congeladas o embolsadas…) ni alimentos que contengan grasas vegetales (palma y coco), grasas “trans” o parcialmente hidrogenadas, como la que se encuentra en las margarinas y bollerías industriales.
V. Se excluirán los postres dulces y/o demasiado grasos así como los alimentos ricos en grasas saturadas.
VI. Moderar el uso de sal en las preparaciones, empleando siempre sal yodada. Se evitarán los alimentos/condimentos
con alto contenido en sal (verduras en vinagre, conservas, carnes elaboradas, cubitos de caldo y sopas de sobre…).
VII. Las carnes y los huevos serán de primera calidad. La carne debe de ser fresca, magra, libre de aditivos y sin
grasa visible y variada (ternera, conejo, ave, cerdo…). Debe servirse sin huesos ni tendones.
Sólo se utilizará la carne de segunda categoría en el caso de carnes picadas, en las que se picarán conjuntamente carne de primera y segunda (el porcentaje en materia grasa será inferior al 20%). Los embutidos quedarán limitados a los platos cuya elaboración los requieren (fabada, pote asturiano y cocido de garbanzos) con un máximo total de dos veces al mes.
VIII. Las verduras y hortalizas serán de primera calidad, preferentemente frescas y de temporada, cocinadas o en ensaladas. Las ensaladas, compuestas básicamente por vegetales crudos, deben elaborarse con vegetales de varios colores.
IX. La fruta será fresca, de temporada y de primera calidad. Se excluirá la fruta demasiado verde o demasiado madura.
X. Los pescados serán de primera calidad y, preferentemente, frescos. Se servirán limpios, exentos de espinas, piel, escamas y vísceras. Se limitará el consumo de pescados de gran tamaño (pez espada, atún, tiburón y lucio) siguiendo las recomendaciones de la Consejería de Sanidad, así como el panga y la perca (máximo dos veces/mes en total). XI. Las legumbres serán de primera calidad, y cocinadas preferentemente estofadas.
XII. Los cereales utilizados serán de calidad extra o primera. Diariamente se administrará una ración de pan de unos 50g aproximadamente.
*Algunos de estos datos y criterios se han modificado por expreso deseo del colegio Cristo Rey en conformidad con la empresa suministradora del catering.

cuadro de informacion nutricional